Y el curso acabó…empiezan las vacaciones de verano

Pues sí. Otro curso más que llega a su fin. Aún no me lo termino de creer del todo. Hace casi dos años que llegamos a Málaga como ya te dije en este otro post, llenos de dudas y con la incertidumbre de haber tomado o no la decisión correcta.

Hoy las dudas se han disipado por completo. La decisión…puedo decir que es de las mejores que he tomado en mi vida, por no decir la mejor: mi peque está feliz, crece sano y aprende cosas nuevas cada día. El tiempo pasa muy deprisa. No sé si él tendrá la misma sensación. No lo creo. Recuerdo que de pequeña el paso de los años se me hacía lento, supongo que por las ganas que tenemos de niños de crecer rápido para, para…¿para qué? Esa impaciencia innata, que se atenúa con el tiempo (no siempre, eso es cierto) y que por mucho que nos digan nuestros mayores que no tengamos prisa, que todo llega…No podemos evitarlo, somos impacientes y queremos ser adultos cuanto antes, a toda costa…¡Qué sabrán los mayores!, pensamos.

Pala playa

Ayer nos dieron en el cole dos carpetas con todos sus trabajos del año…¡Madre mía! Parece que como todavía son pequeños con 6 o con 7 años aún no harán mucho pero no es así: un montón de fichas de todas las materias, resúmenes de libros, dibujos, controles (por no llamarles exámenes, que lo son en realidad aunque ellos aún no tienen conciencia). Viendo todo ese material desde luego que mi peque merece vacaciones. Ha trabajado mucho. Atrás quedan las tardes persiguiéndole para que hiciera los deberes, que ya volverá septiembre y vuelta a empezar, pero viendo el resultado ha merecido la pena. Y ahora le queda por delante un verano de juegos, con flexibilidad horaria para no depender del despertador por la mañana y para acostarse tarde por la noche (que madrugará más que nunca, porque él es así, y así aprovecha el día). Total, al día siguiente no hay cole 🙂

Y llegará también algún rato de esos de «me aburro…», de «no sé qué hacer…». Ahora se nos presenta a los padres un largo verano que intentamos cubrir con campamentos de verano, con actividades, con salidas, con la familia, con amigos, y aún así también se cubrirá con ratos tranquilos de esos que nosotros sí echamos de menos a veces. Un «me aburro» de vez en cuando no nos viene mal a nosotros los mayores¿verdad? Pero ellos tienen que estar haciendo algo cons-tan-te-men-te. El aburrimiento no entra en sus prioridades. Es más, es inconcebible para ellos. Pero nuestra labor es hacerles ver que no pasa nada. Así desarrollan la imaginación y algo se les ocurrirá. Eso seguro.

El plan de mi peque, peque-friki, diría yo, es pasarse las vacaciones jugando con vídeo-juegos, bien sea en el Pc, en la consola, en la tablet…Y ya. Está claro que ya nos ocuparemos de que haga algo más…Aunque tengo comprobado que se autolimita él solito porque va pasando de una cosa a otra a velocidad de vértigo. Esta mañana nos preguntaba a su padre y a mí si jugábamos con la Xbox de pequeños en verano. Una de esas preguntas que te hace sentir hasta viejo y que te recuerda a las típicas respuestas de los abuelos: «No, hijo, en nuestros tiempos no existían maquinitas, ni móviles, ni tablets, ni teníamos ordenador en casa….Sólo jugábamos con juguetes, leíamos, pintábamos y nos aburríamos en las largas tardes de verano» Se queda callado, como si fuéramos unos bichos raros. Y nosotros sintiendo nostalgia de esos días, de cuando teníamos más de dos meses de vacaciones, que ya nos gustaría ahora. Y reviviendo a través de sus ojos el verano de «un loco bajito»…Mi loco bajito…

Es por eso que se me ha venido a la cabeza esta canción de Serrat. Siempre me pareció bonita, pero hasta que no he sido madre no he sabido valorarla. Ahora me emociono cuando la escucho…Disfrútala…

 

¿Cómo se te presenta el verano? ¿Buscando ratos de aburrimiento / siesta? Comenta lo que quieras y muchas gracias por leerme. Espero verte por aquí en la siguiente entrada.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.